Etiqueta: mujeres pirata

FREYDÍS EIRÍKSDOTTÍR, LA PIRATA HIJA DE ERIK EL ROJO

Los vikingos siempre han tenido un halo romántico de aventuras, fuerza y agresividad. En el imaginario popular se les ha visto siempre como esos hombres fuertes, con barbas y hachas, que llevaban cascos con cuernos (cosa que no es exactamente cierta) y que se dedicaban a pelear con cualquiera que quisiera sin miedo a la muerte porque el Valhalla les estaba esperando. Y Erik el rojo era uno de sus mayores exponente.

Yo tenía la misma idea de niña, así que cuando hace unos años estrenaron la serie Vikingos, me lancé a verla con toda mi ansia viva. Me reservo mi opinión sobre las últimas temporadas, pero las primeras fueron oro puro. Si no las has visto, te lo recomiendo.

Como no sabía demasiado sobre ellos antes de la serie, comencé a buscar información veraz e histórica sobre la forma de vida de los vikingos por la red, hasta que descubrí a Laia, autora de The valkirie’s vigil, una historiadora especializada en Historia nórdica que comentaba uno por uno los episodios de la serie desde el punto de vista histórico. Si no la conocéis, estáis tardando.

Pero bueno, que me enrollo. En las últimas temporadas salía una actriz representando a Freydis, aunque totalmente descontextualizada (tal vez simplemente compartían nombre, no lo sé).

El caso es que hace unos meses, investigando sobre mujeres piratas de la historia para un proyecto que tengo en mente (puedes ver el primer artículo aquí y el segundo aquí), apareció Freydis. Esto nos deja algunas dudas ¿fue realmente una pirata? Cierto es que los pueblos del Norte entendían el saqueo como una forma de vida, pero ¿es exacto considerarla pirata, cuando se acerca más a exploradora? Queda a elección de cada cual. A pesar de ello Freydis siempre sale en las listas de mujeres pirata y no quería perder la oportunidad de hablar sobre ella. Así que, exploradora o saqueadora, aquí tenéis lo que se sabe sobre ella.

FREYDIS, LA PIRATA

 

Personaje de Freydis en la serie Vikings

Hija de Erik el Rojo y hermana (o hermanastra) de Leif, Thorbald y Thorstein Eiriksson, aparece en las sagas con datos diferentes. Tenemos dos versiones contradictorias, una en la Saga de los Groenlandeses y otra en la Saga de Erik el Rojo, aunque en ambas la muestran como integrante de expediciones a Vinlandia (Terranova, Canadá).

FREYDIS EIRIKSDOTTIR EN LA SAGA DE LOS GROENLANDESES

En la saga de los Groenlandeses habla de que, buscando prestigio propio, pactó con dos caudillos, Helgi y Finnbogi una expedición a Vinlandia. Ellos aportarían su barco e irían a partes iguales en los beneficios. Leif Eiriksson ya había explorado Vinlandia antes y creado un asentamiento allí. Así que Freydis le pidió a su hermano las casas, a lo que él respondió que se las prestaba, no regalaba. En el acuerdo con sus compañeros de expedición debían llevar treinta hombres sanos en cada barco, sin contar las mujeres, pero ella llevó cinco hombres más a escondidas.

Aunque navegaron agrupados, los hermanos llegaron antes a Vinlandia y para cuando Freydis desembarcó ellos ya habían llevado el cargamento a la casa de Leif, lo que ella les reprochó. Ellos se marcharon y construyeron una casa más lejos. Aunque comenzaron haciendo juegos y entrenamientos entre las dos partidas de hombres, poco a poco las suspicacias y los malentendidos se impusieron y dejaron de relacionarse. Según la saga, tiempo después Freydis provocó un desencuentro para obligar a su esposo a tomar partido y vengarse de una supuesta humillación de los hermanos hacia nuestra protagonista. Toda la partida de los hermanos Helgi y Finnbogi fueron asesinados, y la propia Freydis mató a las mujeres. A la vuelta a Groenlandia repartió dinero entre sus hombres para garantizar su silencio, dijo que la otra partida se había quedado en Vinlandia a vivir y retomó la vida en su granja. Sin embargo, pronto la verdad salió a la luz: su hermano Leif no fue capaz de castigarla por sus crímenes, pero profetizó que ninguno de sus descendientes prosperaría nunca.

FREYDIS EN LA SAGA DE ERIK EL ROJO

Según la saga de Erik el Rojo la historia es completamente distinta y sale mejor parada. Participó en la expedición a Vinlandia y acompañó a Karlsefni al Sur cuando se separó de Thorhall. Encontraron un vergel con bosques, lagos, abundante comida y animales. Pero estaba habitada ya por los que ellos llamaban skraelingar, los habitantes originales de Terranova, con quienes se vieron, pero no interactuaron hasta pasado el invierno. En primavera los nativos aparecieron en sus canoas y comerciaron, hasta que se asustaron (dicen que debido a un toro propiedad de los vikingos que salió bramando de los bosques) y se marcharon a la carrera.

Después de eso los sjkraelingar solo volvieron para atacarlos, y hubo una batalla. Los vikingos estaban en retirada, cuando Freydis salió de su cabaña gritando y avergonzándolos por su huída. Freydis, que estaba embarazada ya de bastantes meses, les siguió y se adentró en el bosque tras sus compañeros, aunque el enemigo estaba cerca. Se encontró a un hombre muerto, Thorbrand Snorrason, con una piedra incrustada en la cabeza y su espada a los pies. Entonces un indígena fue hacia ella, que dejó caer el escudo y se enfrentó con su espada a pecho descubierto, lo que hizo huir a su enemigo. Los indígenas se asustaron ante la visión de esa mujer enfrentándose a ellos y huyeron en sus canoas.

No obstante, los expedicionarios se dieron cuenta de que, de seguir en aquellas tierras, estarían siempre luchando contra los skraelingar, y decidieron marcharse de vuelta a casa.

Estatua de Freydis Eiriksdottir en Reikiavik

Estas dos imágenes tan contradictorias, la de intrigante asesina y la de valiente guerrera, son las que han llegado hasta nuestros días. Las dos sagas datan del siglo XIII y relatan hechos que supuestamente sucedieron en torno al año 1000. No hay forma de saber cual de las dos historias se acerca más a la verdad, si es que alguna lo hace, pero o sé con cual me quedo. ¿Y tú?

Si te interesan las sagas nórdicas y quieres leerlas enteras te dejo aquí los enlaces a la Saga de Erik el Rojo en versión ilustrada y en versión Kindle, junto con la Saga de los groenlandeses.

MARY READ, LA MUJER PIRATA QUE VISTIÓ DE HOMBRE TODA SU VIDA.

Cuando era niña, me encantaban las historias de piratas. ¿A quién no? Leía sus aventuras, soñaba con navegar, dormir bajo las estrellas, luchar con espadas y beber ron rodeada de buenos mozos….bueno, esto igual no , no olvidemos que era una niña. Pero vamos, que me atraían muchísimo con ese aire de libertad y rebeldía que siempre han tenido.

Recuerdo que a mi padre también le gustaban. Tenía un libro que se convirtió en imprescindible para mí. Tanto, que cuando me independicé se lo robé se lo cogí prestado y desde entonces lo tengo en casa conmigo. En ese libro, que recorre la historia de la piratería desde la antigüedad hasta nuestros días, había un capítulo dedicado exclusivamente a dos mujeres pirata: Anne Bonny y Mary Read. Mi mundo explosionó: ¿Mujeres pirata? ¿Habían existido? Así entré en contacto con estos dos personajes que tantísimo me han gustado desde entonces. Al primero le dediqué una novela entera, De viento y sal y el segundo va tan unido al primero que, por supuesto, tiene un peso muy importante en la novela.

Pero Mary también quiere ser protagonista y, como es evidente que se lo merece, hoy vamos a profundizar en su historia. Nuestra protagonista tuvo una vida que supera lo que podamos leer en cualquier novela o ver en cualquier película.

PRIMEROS AÑOS DE MARY READ

Nació en Londres allá por 1690, hija ilegítima de un hombre desconocido. Como quiera que su madre estaba casada con un marino con el que tuvo un hijo, al enviudar la abuela del niño, que estaba bien posicionada en lo económico, les ayudaba con una pequeña manutención. Cuando el pequeño murió, la madre vistió a Mary de muchacho y lo hizo pasar por su hermano para no perder la pensión. Así pues, Mary creció como un niño y se acostumbró a actuar como tal.

Con dieciséis años se enroló en un barco de guerra británico que deserto frente a la costa holandesa. Allí Mary se alistó en el ejército y combatió en Flandes, primero en la infantería, luego en caballería. Participo en numerosos combates y escaramuzas, y se enamoró de un compañero de escuadrón, al que acabó confesando su secreto. El compañero no solo no se enfadó, sino que le correspondió. Ella hizo público su secreto, abandonó el ejército, se casaron y abrieron una pequeña posada en Flandes, Las tres herraduras, con el dinero que fue el regalo de bodas de sus compañeros del ejército.

Mary Read
Mary Read, en un dibujo antiguo.

ENCUENTRO CON JACK RACKHAM Y ANNE BONNY

Durante un tiempo vivió como mujer, pero la pobre Mary no tuvo una vida fácil: su marido murió, la guerra acabó y la posada quebró. Así pues, en 1719 volvió a vestirse de hombre y se enroló en un barco holandés que iba hacia las Indias Occidentales, con la mala (o buena, según se mire) suerte de que este barco fue abordado por Calico Jack y su tripulación. Mary Read, que se hacía llamar Mark, pidió ser aceptado en la banda pirata, y allí comenzó una breve carrera que la metería de cabeza en los libros de historia.

Anne Bonny, la otra mujer pirata de la tripulación de Rackham, pronto descubrió su secreto. Lo que pasó entre ellas no está claro: algunos dicen que eran amantes, otros que formaban un trío muy bien avenido con Jack, otros que simplemente eran amigas y cómplices como únicas mujeres del barco. Lo que sí sabemos es que Jack se enteró por fin de que tenía otra mujer a bordo (dicen que porque tenía unos enormes celos de ese joven marinero con el que tanto tiempo pasaba su amante, Anne, lo que hizo que al final tuvieran que confesárselo) y no pareció importarle demasiado.

Sea como fuere, Mary acabó enamorándose de otro tripulante, un artista que se había unido a la banda de Jack después de ella. Hubo un duelo, dicen que entre Mary y un pirata que se iba a batir con su amado. Parece que ahí ella descubrió su género antes los compañeros. El artista le correspondió. Pero de nuevo la felicidad esquiva a nuestra pirata: en 1720 fueron capturados por Jonathan Barnet, un enviado de Woods Rogers, gobernador de Jamaica.

 

Portada de Las mujeres pirata
El duelo de Mary Read. Dibujo portada de Las mujeres pirata, de Henry Musnik, Ed. Renacimiento.

CAPTURA Y PRISIÓN

El día anterior parece que habían capturado un barco con una gran carga de alcohol y algunos hombres de la tripulación habían desaparecido con su parte del botín. Parece que Jack invitó a subir a bordo a marineros de otro barco para beber con ellos. El motivo, o incluso la realidad de este hecho, no está claro. Pudiera ser que quisiera persuadirles de unirse a su tripulación. Tal vez solo quería compañía. De cualquier manera, cuando a la mañana siguiente Barnet les abordó, solo tres personas estaban en condiciones de defenderse: Mary, Anne y un joven marinero que parece ser el amante/marido de Mary.

Según las crónicas lucharon como demonios salidos del infierno, a mandoblazo limpio, con pistolas, incluso con los puños, los dientes y los pies. Hubo que atar a las dos mujeres para que dejaran de resistirse. “¡Ay, si en lugar de estos miedicas hubiera tenido mujeres a mi lado!” dicen que dijo Mary al ser capturada.

Tenemos un relato pormenorizado del juicio. Mary declaró: “No me asusta la horca. Nunca he temido a la muerte, eso lo dejo para los cobardes que, gracias a Dios, permanecen lejos del mar por miedo a los castigos pendiente y se contentan con robar en tierra, engañar a viudas y huérfanos, perjudicar al prójimo y, sin embargo, son considerados gente decente. Si semejantes bribones invadieran el mar al no tener castigos, pronto se acabaría toda clase de piratería hecha y derecha”.

Toda la tripulación fue condenada a muerte. Mary, al igual que Anne, consiguió un aplazamiento por encontrarse encinta, pero el respiro le duró poco: en la Primavera de 1721 cogió unas fiebres y murió en prisión, con treinta y un años. Una vida corta pero muy intensa, en la que la realidad supera a la ficción.

Grabado en madera de Mary Read
Mary Read, grabado en madera del S. XVIII

VISIÓN DE MARY READ

En un libro de 1837, Las aventura y el heroísmo de Mary Read, se la describe así: “Su conducta siempre estuvo muy acorde con sus principios de virtud a pesar de la fogosidad de sus sentimientos. Aunque se hubiese dejado llevar por un modo de vida deshonroso que dejó una marca en la memoria y le concedió un lugar entre los criminales de su tiempo, poseía una conducta recta, muy superior a la de muchas mujeres que no tuvieron que sufrir las tentaciones de faltar a la castidad y al honor femenino”

Mary aparece en distintas novelas, videojuegos y series de televisión, donde siempre se da una visión positiva de ella. A pesar de estar fuera de la ley el hecho de ejercer la piratería siendo una mujer y los testimonios que hay de su carácter y su honradez han dejado para la posteridad una imagen muy favorable de ella.

Tanto Mary con Anne han sido reivindicadas por el movimiento LGTBI+. No existen pruebas fiables de que entre ambas existiera una relación, sin embargo, no hay que olvidar que los testimonios y datos que han llegado hasta nosotros son de una época donde esta opción ni siquiera se planteaba ni se aceptaba, mucho menos se dejaba constancia por escrito. Así que ¿Quién sabe? Pudiera haber sido, teniendo en cuenta la mente abierta de los piratas con respecto a la sexualidad, el carácter de ambas mujeres y la situación en que se encontraban.

Y hasta aquí la biografía de hoy. Espero que os haya resultado interesante. Momento spam: si os apetece leer más sobre ella, en mi novela De viento y sal tiene un papel importante.

Suscríbete y no te pierdas ni un solo artículo

    Responsable: Clara S. Mendívil - Finalidad: Ponernos en contacto con usted y gestionar su solicitud. - Legitimación: Consentimiento del interesado al marcar la casilla y enviar sus datos. - Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en nuestra política de privacidad
    política de privacidad y acepto el consentimiento para el tratamiento de mis datos personales.
    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y términos del servicio de Google.